Seguimos con interés (y sin demasiada sorpresa) las continuas noticias y detalles sobre la red presuntamente creada por Alfonso Rus, ex-presidente de la Diputación de Valencia. 

Vemos ahora, que según OK Diario, dejo el enlace de la noticia completa, la Diputación de Valencia por mediación de su central de compras, compró miles de bombillas LED a 150€/unidad. Hablan en la misma publicación de un precio real de 75-80€, aunque a muchos todavía este precio nos parezca excesivo, pues conocemos el coste de importación de este producto, que no, a diferencia de lo que muchos aseguran, no se fabrica en España.

Buen negocio para unos cuantos.

Decía al principio que no nos sorprendía mucho, por que no hay más que ver la opción elegida para hacer los  cambios a LED, para saber que tenía que haber “gato encerrado”. No es posible que en toda diputación de Valencia o en cualquiera de los ayuntamientos afectados, no haya un ingeniero, técnico municipal, responsable… alguien que se diese cuenta que con una bombilla LED de retrofit no es posible iluminar las calles públicas con los niveles y uniformidades requeridas, en función de los tipos de vía. Que avisara que instalando ese tipo de bombillas, la luminaria pierde su homologación y que no es “legal” hacerlo. Alguien que comprobase a posteriori que los niveles conseguidos cumplen la normativa y que mida que los ahorros en energía no solo se han quedado en promesas ante los ciudadanos y la prensa.

Lo que si nos sigue sorprendiendo, es la impunidad y desfachatez con la que actúan muchos políticos en nuestro país y que desde la administración, se implanten duras normativas y homologaciones de producto, que posteriormente no se ocupan de validar en las compras realizadas con dinero público.

Como ejemplo, no es lógico que las auditorías energéticas se realicen una vez redactado el concurso público de compra de luminarias, ni tampoco que la realize la misma empresa que se encarga de suministrar o instalar dichas luminarias. La auditoría energética debería de ser un instrumento muy valioso, primero para valorar el estado actual del parque de luminarias y proponer las mejoras. Por último, para validar que la instalación o cambio de luminarias cumple con lo requerido y con la legislación vigente.