La nueva versión del LED CREE XP-L mejora su rendimiento en un 15% respecto a la primera generación y aumenta sensiblemente el flujo en los binados del blanco cálido. 

El LED CREE XP-L sigue siendo para muchos aun desconocido, a pesar de que se trata de un LED lanzado por la firma Americana hace ya 2 años y con unas prestaciones que de momento lo siguen posicionando como una de las primeras opciones en eficiencia, con permiso del XM-L2.

El XP-L es un LED con el versátil encapsulado de 3.45×3.45mm que se puede conducir hasta los 3A (10W), ofreciendo un flujo de salida máximo de 1.150lm y 1.175lm en el caso de esta segunda generación.  

A modo de ejemplo, un XP-L de la primera generación, en binado de flujo V3, nos proporciona:

153lm  @350mA – 85ºC (160lm/W)

420lm @1050mA – 85ºC (136lm/W)

716lm @2000mA – 85ºC (113lm/W)

 

Mejoras del XP-L2

El XP-L2 disminuye sensiblemente el voltaje de caída para los mismos valores de corriente, lo que se traduce en menor potencia consumida y por lo tanto mejores valores de eficiencia, entorno al 15%. Los flujos de salida en los tonos de blanco frío se mantienen estables respecto a la primera generación y tan solo en el rango de los blanco cálidos, de 3.500ºK hacia abajo comprobamos la aparición de flujos más altos, con bines de hasta 460lm @1050mA-85ºC en 3.000ºK.

En la imagen del nuevo LED apreciamos que se ha cambiado el método de deposición del fósforo, que pasa de ser aplicado directamente sobre el chip en los XP-L a aplicarlo en el interior de la óptica primaria, como por ejemplo en el XT-E.  Esto es un recurso bastante empleado por CREE cuando quiere realizar versiones para aumentar el flujo y bajar el coste, por lo que seguramente de este cambio salen los lumen extra y me imagino que esta nueva generación vendrá acompañada de una pequeña reducción de precio.

Por supuesto, también hay que tener en cuenta que este método de aplicación del fósforo no ofrece tan buenos resultados con la uniformidad del tono si se emplean ópticas y sobre todo en aplicaciones técnicas para indoor, aunque hay que reconocer que la calidad de los productos de CREE es muy buena y esto quizás sean problemas inapreciables en la mayoría de los casos.

Era necesaria una 2ª generación de este producto ahora?

Pues yo creo que desde el punto de vista técnico no, pues las diferencias son mínimas, pero la implantación de este LED no ha sido alta, debido a su coste principalmente y seguro que el lanzamiento del XP-G3 aun la ha complicado más, pues se acerca en prestaciones para la gran mayoría de aplicaciones, con alimentaciones por debajo de los 2A, aumentando el diferencial de coste.  

Por esto,  pienso que esta segunda generación responde a un intento de re-lanzar el XP-L, un producto que aunque magnífico en concepción y prestaciones, tiene que recortar posiciones en cuanto a costes para permitir su utilización de forma masiva.

Link a la web de CREE XP-L2

 

Te ha gustado este artículo? No te pierdas ni una sola de nuestras noticias, suscríbete GRATIS a nuestro boletín mensual

Suscribirse a REVISTALED