Airfal International amplía su familia de iluminación para atmósferas explosivas con un producto altamente innovador fabricado por la compañía. La luminaria ATEX LED MAX es un modelo de iluminación que puede instalarse como campana y como proyector, y cuenta con una protección para Zona 2-22.

 

El catálogo 2018 de Airfal International crece y lo hace también gracias a su familia de iluminación para atmósferas explosivas, que ha incorporado seis nuevos modelos de iluminación. Uno de los más destacados es el ATEX LED MAX, un modelo de luminaria ATEX para Zona 2-22 homologada con protección “nR”, la zona más demandada por prescriptores e ingenieros.

La luminaria ATEX LED MAX es un producto que puede instalarse como campana y como proyector, gracias a su diseño polivalente desarrollado por el departamento de I+D+i de Airfal. Su cuerpo en aluminio y su lira de hierro permiten que pueda instalarse en techo o pared. Además, el modelo ATEX LED MAX cuenta con un IP66 y un IK07, niveles de protección muy elevados ante la penetración de agua y polvo y contra los golpes.

La robustez de su cuerpo es una característica muy destacada, pero también es reseñable la alta emisión lumínica de sus módulos, que lo hacen tan eficaz. El modelo ATEX LED MAX dispone de distintas ópticas que pueden alcanzar hasta los 26.800 lúmenes y una potencia de hasta 194W, equivalente a 400W en las tradicionales luminarias de halogenuros metálicos.

La luminaria ATEX LED MAX dispone de tres tipos de ópticas a elegir, para poder cubrir cualquier demanda en la distribución de la luz.

– Óptica simétrica extensiva, para poder cubrir una amplia área de forma uniforme.

– Óptica simétrica intensiva, que permite concentrar la luz bajo la luminaria. Esta opción sería la más interesante para focalizar la luz desde una gran altura, o sustituir a una campana industrial tradicional.

– Óptica asimétrica extensiva. Ideal, desde paredes, para “bañar” con luz el área frente a la pared, o calzadas de circulación de vehículos dentro de grandes industrias.

Carlos Jiménez, responsable del departamento de I+D+i, asegura que el modelo ATEX LED MAX “responde a una demanda muy elevada de los prescriptores, que solicitan una fuente de luz intensa para poder instalarse en zonas industriales con exigencias lumínicas elevadas y que fueran ambientes potencialmente explosivos.” ATEX LED MAX nace para instalarse en zonas con presencia de gases inflamables, así como zonas de carga y descarga o lugares cercanos a surtidores de combustible.

Airfal apuesta por la iluminación ATEX

La familia de luminarias ATEX ha sido la que más ha crecido en los últimos meses, con la fabricación en las instalaciones de Airfal de seis nuevos modelos gracias a la alta cualificación de su equipo técnico. A lo largo de los años Airfal se ha especializado en este tipo de iluminación, convirtiéndose en un referente en el sector.

Además del modelo ATEX LED MAX, destaca el modelo WATEX una luminaria para Zona 2-22, estanco IP66 e IK07 muy demandada en el sector de la iluminación industrial, ya que su confort lumínico y la facilidad de instalación, la hacen perfecta para casi cualquier emplazamiento calificado como Zona 2,22 por los órganos competentes. El modelo WATEX puede fabricarse con uno o dos líneas de módulos LED y se fabrica de forma íntegra en las instalaciones de Airfal. Este modelo cuenta también con la posibilidad de incluirle un kit de emergencia así como la regulación DALI.

También cobra especial importancia la luminaria PYROS LED, una luminaria homologada para zona 1-21 con protección “d” anti deflagrante. Este modelo en policarbonato y tapas de aluminio cuenta con lo último en tecnología LED como fuente de alimentación y posee un índice de protección contra el polvo y el agua de IP66 y una protección ante los golpes de IK10, la máxima posible en iluminación. También opcionalmente puede ser equipada con emergencia.

 

Luminarias solidarias

Todas las luminarias que salen de las instalaciones de Airfal cuentan con un importante componente social, ya que el 2% de los beneficios de cada luminaria vendida va destinado a la Residencia Manuel de Artero de Atades Huesca, asociación sin ánimo de lucro, declarada de utilidad pública que tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual.
Además, en torno al 80% de las luminarias Airfal se montan en talleres ocupacionales o enclaves laborales de personas con discapacidad intelectual, que buscan la inclusión social y laboral de este colectivo.

 

Artículos relacionados: 

Las luminarias ATEX de Airfal captan la atención en L&B

Airfal pone luz a las nuevas tiendas de Pull&Bear

 

Te ha gustado este artículo? No te pierdas ni una sola de nuestras noticias, suscríbete GRATIS a nuestro boletín mensual. 

Suscribirse a REVISTALED