A finales del 2016 se terminó con la renovación de la iluminación del Museo de la Alhambra sumándose así a los  numerosos  museos que emplean la nueva tecnología led. Transcurrido un año desde la reforma, no queremos dejar pasar la publicación del proyecto de iluminación por los resultados logrados.

 

ANTECEDENTES

Antes de su actual renovación, la iluminación del Museo de la Alhambra se proyectó con motivo de la rehabilitación general de la exposición de 1995, realizada por el arquitecto Juan Pablo Rodríguez Frade y por la que obtuvo el Premio Nacional de Restauración y Conservación de Bienes Culturales de ese año.

En aquel entonces, el diseño de la iluminación consistió en la consecución de tres objetivos principales: la iluminación de la exposición, la iluminación ambiental de las salas y el control de la penetración de la luz solar.
La primera supuso la integración de carriles electrificados ubicados a siete metros de altura, en las ranuras de los falsos techos de madera. A los carriles se acoplaron los proyectores con lámparas halógenas, destinados a la iluminación de la exposición. Para obtener la iluminación ambiental, sin embargo, se optó por una moderada luz difusa hacia el techo, mediante proyectores montados a media altura en las paredes. Finalmente, se empleó un sistema de cortinas y filtros que permitieron la entrada controlada de la luz solar a través de las ventanas.
El resultado ha permitido un entorno muy confortable, con una óptima percepción de la exposición.

 

OBJETIVOS DE LA RENOVACIÓN DE LA ILUMINACIÓN

Proyecto iluminación museo Alhambra

Hace veinte años era muy habitual el uso de lámparas halógenas para la iluminación museística ya que éstas garantizaban la máxima calidad de luz en términos de reproducción de los colores, permitiendo a la vez, una buena conservación de las obras expuestas. Por contra, en comparación con otros tipos de lámparas, las halógenas tienen, no solo un consumo de energía eléctrica muy superior, sino también una vida mucho más corta que obliga a frecuentes reemplazos.

La entrada en vigor de las directivas europeas sobre eco diseño y la progresiva eliminación del mercado de las lámparas halógenas, hace necesario la actualización de la iluminación del museo. La renovación de la iluminación existente ha tenido como objetivos principales la reducción de las operaciones de mantenimiento y de los riesgos anexos, así como el incremento de la eficiencia energética.

La intervención debía tener en cuenta los criterios museográficos establecidos y garantizar las condiciones de iluminación iguales o superiores a las existentes. Por otra parte, también había que lograr una mayor visibilidad al ingreso del museo, situado en el patio de entrada al Palacio de Carlos V.

 

SOLUCIÓN APLICADA, TECNOLOGÍA LED

Los leds (Diodos Emisores de Luz) empezaron a ser empleados en iluminación hace unos 10 años, cuando se consiguió que emitiesen luz blanca y, gracias a las enormes ventajas que supuso ese logro, tres físicos consiguieron el Premio Nobel en 2014.
Hace unos años, con la introducción de los nuevos sistemas de iluminación led, los museos más importantes del mundo empezaron a experimentar con ellos para intentar sustituir las lámparas halógenas.

En el ámbito museístico hay un gran interés hacia los leds, debido a que el espectro luminoso irradiado por estas fuentes de luz no incluye ni calor (radiaciones infrarrojas) ni radiaciones ultravioletas, de modo que permiten reducir los efectos dañinos sobre los materiales fotosensibles.
Sin embargo, los primeros leds de luz blanca no disponían aún de una óptima reproducción de los colores y por ello tardaron un tiempo en introducirse en los museos. En los últimos años, gracias a la mejora de algunos componentes, el Índice de Reproducción Cromática (Ra) de los leds ha evolucionado enormemente, pudiendo acercarse al de las lámparas halógenas hasta límites casi imperceptibles.

No obstante, no todos los leds presentes en el mercado permiten la misma calidad y estabilidad de luz, de modo que se ha hecho necesaria la intervención de técnicos cualificados que garanticen la mejor solución.

La selección de la calidad de los leds llevada a cabo, ha permitido una elevada reproducción de los colores (Ra >95 , el valor de las halógenas es 100) y una tonalidad de luz equivalente a la anterior (temperatura de color de 3000K). Gracias a la larga duración (vida útil L90/B10 50.000h) se han resuelto las frecuentes y difíciles operaciones de mantenimiento debido a la altura de la instalación. Los gastos por sustitución de lámparas han sido eliminados durante al menos 12 años y el consumo se ha reducido un (80%).

 

RESULTADOS DE LA ILUMINACIÓN SOBRE LA EXPOSICIÓN

Además de conseguir los objetivos principales de la renovación se ha logrado garantizar la correcta percepción de la exposición, proporcionar el modelado adecuado, evidenciar las texturas y contener tanto las sombras proyectadas, como el deslumbramiento.
Las exigencias museográficas han buscado equilibrar el contraste de iluminación entre los objetos y el fondo (paredes y suelo) de modo que se han contenido las acentuaciones excesivas y mantenido cierta uniformidad general.

Para iluminar la exposición se han empleado 200 proyectores de entre 8 y 24W de potencia (en lugar de 100W y 240W halógenos) y elegido diferentes sistemas ópticos para la concentración del haz de luz. Al igual que los proyectores anteriores, cada uno de ellos dispone de un sistema de regulación de la intensidad. Para llevar a cabo las operaciones de instalación, orientación y regulación de los proyectores, han sido necesarios varios días de intenso trabajo coordinado por los técnicos competentes y la Dirección del Museo.

Para prevenir la decoloración en el tiempo de las piezas con policromía orgánica (pergamino, madera, yesos, etc.) se han limitado los niveles de irradiación según los criterios de conservación establecidos, aunque se tenga que consolidar y actualizar la normativa cuando se empleen las fuentes led.
El resultado final ha sido superior a las expectativas, consiguiendo una iluminación que respeta la idea original, aporta mejor modelado, mejor reproducción de algunos colores y mejor revelación de las texturas.

La nueva iluminación del Museo de la Alhambra seguirá siendo una de las mejores herramientas para permitir al visitante contemplar el valor inestimable de su exposición.

 

Proyecto iluminación museo Alhambra

Proyecto iluminación museo Alhambra

Proyecto iluminación museo Alhambra

Proyecto iluminación museo Alhambra

Proyecto iluminación museo Alhambra

 

REALIZACIÓN PROYECTO

Promotor: Patronato de la Alhambra y Generalife

Equipo redactor del proyecto:
Patricio Bautista Carrascosa y Ángel Carmona Díaz- Salazar – Ingenieros Industriales – Granada
Alberto Giachi – Luz y Forma Lighting Design – Granada

Instalación: Grupo Cobra – Málaga
Luminarias : ERCO

 

Te ha gustado este artículo? No te pierdas ni una sola de nuestras noticias, suscríbete GRATIS a nuestro boletín mensual

Suscribirse a REVISTALED