Cuando la luz natural desaparece, una adecuada iluminación en la vía pública proporciona una sensación de seguridad y bienestar. Pasear, disfrutar de una terraza, desplazarse en la oscuridad de la noche precisa de unos niveles de iluminación, uniformidad y confort apropiados, instalando luminarias de eficiencia y rendimiento elevados. Investigadores del Grupo de Iluminación, Visión y Color del Departamento de física Aplicada de la Universidad de Zaragoza han diseñado un nuevo sistema que mide de forma precisa y rápida la calidad de la iluminación de las vías públicas.

El dispositivo Fluxmap, que ha sido patentado, permite obtener de forma rápida los valores reales de la iluminancia en los puntos de interés de la superficie de la calzada de cualquier instalación de alumbrado exterior.

Las normativas vigentes exigen que los proyectos de iluminación contemplen unos niveles de iluminancia determinados, en función del tipo de vía, actividad y densidad de tráfico, controlando, además, la energía utilizada, es decir, los vatios consumidos por metro cuadrado de superficie del vial.

Todo ello puede conseguirse con un proyecto adecuado, que contemple unas alturas y distribución óptima de las luminarias, equipadas con reflectores de alto rendimiento y lámparas eficientes.

 

¿EN QUÉ CONSISTE UNA AUDITORÍA ENERGÉTICA?

¿Cumple las normativas?¿Es una instalación eficiente?

Una auditoría energética tiene por misión valorar el estado de una instalación de alumbrado público, dando respuesta a estas preguntas.

Las magnitudes básicas para caracterizar ambas cosas son el consumo energético real de la instalación y los lums/m2 (luxes), iluminancias que se miden con luxómetros sobre la superficie de las calzadas y aceras.

Es preciso considerar además el resto de parámetros ligados al cumplimiento de las citadas normativas, como pueden ser las uniformidades y los deslumbramientos, pero sin olvidar otros de gran importancia, como la integración en el entorno y los objetivos demandados para cada espacio urbano. Todos ellos van a depender de la elección de las fuentes de luz, potencias, interespacios y alturas de las luminarias planteadas para cada espacio en el proyecto de iluminación.

El correcto análisis de los resultados de la auditoría servirá para poder calcular el ahorro energético previsto si se desea renovar la instalación existente, así como valorar el tiempo de amortización de las inversiones, aspectos necesarios tanto para los propietarios como para las empresas de servicios energéticos implicados.

 

¿CÓMO SE MIDE EN EXTERIORES?

Las auditorías energéticas de exterior no son fáciles de abordar. Hasta ahora, la forma más habitual de medir la luz que incide sobre una superficie (iluminancia) es utilizar uno o varios detectores, principalmente siguiendo el método de los nueve puntos propuestos por el Reglamento de Eficiencia Energética de Instalaciones de Alumbrado Exterior. No obstante, este método resulta lento y solo se adapta perfectamente a la realidad si la instalación de alumbrado es lineal, con interespaciado de luminarias iguales y sin mobiliario urbano ni arbolado relevante.

En algunos casos, para poderlo hacer de forma rápida, se utilizan dispositivos formados por una línea de luxómetros sobre una plataforma remolcada, pero este método se topa con los problemas de sombras y movimientos en curvas y rotondas. Otras veces, la línea de detectores se lleva sobre el techo del automóvil, con lo que resulta imposible relacionar las medidas tomadas con los valores reales de las iluminancias en el plano de la calzada, tal y como exigen las normativas.

El dispositivo Fluxmap patentado trata de solventar estos problemas asociados a las auditorías energéticas de exterior, de forma que se puede establecer una relación directa precisa entre las medidas tomadas y las iluminancias reales en la superficie de la calzada.

 

¿CÓMO FUNCIONA EL FLUXMAP?

El dispositivo Fluxmap está formado por dos líneas de detectores, colocadas en la parte anterior y otra en la posterior del vehículo que recorre la calle realizando las mediciones.

Cada par de detectores alineados mide la radiación procedente de cada semiespacio de la calle, delante y detrás del vehículo, en los mismos puntos pero en tiempos diferentes. La suma de los valores de las iluminancias de esas dos medidas se corresponde con la iluminancia total que recibe el punto de todas las luminarias existentes en la vía pública, sin que le afecten los problemas de apantallamiento generados por el vehículo que lo transporta, con independencia de la altura respecto a la calzada a la que se coloquen los detectores.

De estos valores medidos se obtienen, utilizando el software apropiado, las iluminancias medias y las uniformidades lineales y globales que es preciso controlar para comprobar el cumplimiento de las normativas.

El sistema ha sido diseñado y desarollado por los investigadores Justiniano Aporta Alfonso y Alba Aporta Clemente, que forman parte del grupo de trabajo SOLE (Soluciones Luminotécnicas Ecoeficientes) en el Departamento de Física Aplicada de la Universidad de Zaragoza. Este grupo de trabajo, en el que colaboran varias empresas del sector de la iluminación y la energía (LS Luz y ProyectaID , entre otras), coordina las actividades relacionadas con la medida de la luz, los proyectos luminotécnicos, el diseño de nuevas luminarias, la regulación y la caracterización del producto, demandadas para la realización de auditorías energéticas y planes directores de iluminación, principalmente.