El concepto de Pleat Box parte de un juego formal en el que tras diseñar digitalmente la caída del pliegue textil se aplica la silueta al material cerámico.

El exterior de la lámpara se ofrece en cerámica blanca, marrón, negro, terracota y gris –resultado de reciclar diferentes esmaltes. El interior es de esmalte blanco brillante, que emite unos destellos que enriquecen la luz de la lámpara, o en oro de 24k generando una luz extremadamente cálida.

Pleat Box es el resultado de la primera colaboración entre Xavier Mañosa (artesano ceramista de Barcelona) y Mashallah (estudio de diseño de Berlín) con Marset.